Una de las mejores técnicas y por supuesto la más utilizada para pintar cuadros decorativos es pintarlos al óleo. Esto se debe a que las pinturas al óleo les brindan a nuestros cuadros una gran ductilidad en el diseño, y lo mejor es que nos da la facilidad de realizar las correcciones y variaciones que queramos, ya que este tipo de pinturas al ser oleosas, tardan mucho tiempo en secarse, por tal motivo son muy maleables.

Hay infinidades de trabajos que muchos pintores han comenzado hacer usando el óleo que tardan muchos años en terminarse. Las pinturas al óleo pueden pasar hasta meses para que se sequen, puesto que, este tipo de pintura se seca por la acción del oxígeno de afuera hacia adentro, por eso es que tardan mucho tiempo en secarse por completo. Existen una gran variedad de técnicas para pintar al óleo y cada una tiene su propio propósito, y por supuesto un resultado diferente.

Para resumir un poco, básicamente existen dos tipos de técnicas para pintar al óleo. La primer técnica se basa en que la pintura debe estar elaborada despacio y que contenga numerosas capas de pintura. Este tipo de técnicas para pintar al óleo pueden llegar a tarda muchísimo tiempo en ser completadas. Y el otro tipo de técnicas para pintar al óleo, son totalmente lo contrario a lo anterior, ya que con estas técnicas la pintura se ha de terminar en una sola sesión y con mucha rapidez.

Las grandes posibilidades y ventajas que tiene la pintura al óleo sobre muchos otros tipos de pintura, nos brinda un ambiente relajado y entusiasta, puesto que como el óleo se esparce sobre la superficie del cuadro muy suavemente, hace realmente del pintar un momento muy relajante, ya que no se nos pasa por la mente el estresarnos o angustiarnos por el hecho de que la pintura se secara muy rápido. En pocas palabras es como si el tiempo se detuviera para que nosotros nos enfoquemos totalmente en la pintura.

 A continuación hablaremos  más detalladamente  acerca de las técnicas para pintar al óleo.  Generalmente las técnicas que describiremos a continuación son de las mejores para pintar cuadros decorativos al óleo, ya que se complementan y se superponen entre sí.

 

Técnica de frotado

 Esta técnica  se basa en crear efectos de rica textura irregular, el frotado en óleo se ha de realizar con papeles sobre el lienzo, pero también  se puede modificar la técnica  utilizando papel de periódico, absorbente e incluso trapos de tela. La técnica del frotado consiste en aplicar al lienzo una mancha de color opaco, para luego cubrirla con una superficie no absorbente. Lo ideal es utilizar papel satinado y proceder a frotar dicho papel para luego quitarlo con mucho cuidado, de manera que la pintura permanezca en el lienzo. Esta técnica fue introducida por Max Ernst (1891 – 1976).

Técnica Alla prima

La clave de esta técnica consiste en aplicar la pintura rápidamente, con confianza y mucha seguridad para así poder ser terminada en una sola sesión. Algunos pintores afirman que esta técnica considera que la pintura es excitante y aplicada libremente, y además muy a menudo la frescura del color expresa el mejor momento de muchas de las obras que han sido más trabajadas. Generalmente la técnica Alla prima se utiliza para pintar paisajes. Van Gogh fue uno de los protagonistas al momento de utilizar la técnica Alla prima, convirtiendo esta técnica en una de las más utilizadas  y explotada por los impresionistas. Con este método el pintor intenta transmitir una primera impresión del tema a pintar, normalmente no hacen dibujos preliminares.

 

Técnica de las veladuras

Las veladuras consisten en aplicar delgadas capas, es decir que se aplica la mínima cantidad de pintura capa por capa, con el objetivo de lograr una especie de capas transparentes. Generalmente para esta técnica se utiliza en colores claros, especialmente blando o gris neutro, puesto que son los que mejor reflejan la luz. La técnica de veladuras es una de las mejores para pintar cuadros decorativos al óleo, ya que, las partes que tienen pintura opaca, tratadas con veladuras, suelen producir un efecto de profundidad, y esto da como resultado una obra con acabado tridimensional. Además el óleo es ideal para aplicar capas muy delgadas de pintura transparente o veladuras.  Artistas como Rembrandt, aplicaban la técnica de veladuras sobre fuertes impastos blancos para así poder dar a sus áreas claras un buen brillo que destacaba como una perla entre las zonas de tonos profundos. El mayor y principal protagonista de la técnica de las veladuras, probablemente fue Turner, puesto que, el normalmente pintaba aplicando un lavado de color disuelto en trementina sobre una base blanca y luego dibujaba varios contornos con algún color neutro.

  

Técnica de impasto

La técnica del impasto o también llamado impaste, consiste en aplicar pintura muy espesa para así poder dar un efecto tridimensional. Con esta técnica se aplica la pintura masivamente con un pincel o espátula, produciendo de esa manera una pintura con textura. Aunque con la técnica del impasto se puede llegar a pintar cuadros completos, generalmente los artistas lo utilizan debajo de las veladuras, es decir, para pre pintar y luego seguir con la técnica de veladuras. Los pintores más famosos como Rembrandt y Tiziano utilizaban esta técnica. Otros pintores, como Stael (1914 – 1955) utilizaban la técnica  de impasto para pintar cuadros enteros. Es conveniente mezclar la pintura al óleo con un medio resinoso, para así poder darle mejor textura a la pintura.

 

Técnica de restregado

Esta técnica consiste en aplicar una capa de  pintura espesa sobre otra capa de color o tono más oscuro, de forma irregular, de modo que parte de la capa inferior siga viéndose. La técnica de restregado, puede aplicarse prácticamente con cualquier tipo de pincel, solo se debe colocar el lienzo sobre una mesa y aplicar a continuación el pincel de forma perpendicular al lienzo. Con este método se mueve el pincel de forma circular, pero aun así con rayas, brochazos, punteados y manchas se puede llegar a conseguir el mismo efecto.

 

Técnica de pre pintado

La técnica del pre pintado se utiliza normalmente para aplicar algunos colores y tonos fundamentales, los cuales se pueden elaborar más adelante usando la técnica de veladuras y capas de pintura opaca, sin importar si se dibujó o no el boceto. Se aplica la pintura rebajada de forma como la  trementina, hasta que el color penetre en el lienzo. Los pinceles grandes son los que generalmente se utilizan para esta técnica.

 

Técnica de húmedo sobre húmedo

La técnica del húmedo sobre húmedo, consiste, valga la redundancia en trabajar sobre pintura húmeda, de modo que se puedan fundir los colores unos con otros. Al momento de utilizar esta técnica, el proceso de pintar se dilata en varias sesiones, puesto que al estar muy húmedo el óleo demorara más de la cuenta en secarse. Pero el punto bueno de la demora de este proceso, es que el artista tiene la libertad de hacer cambios o mejoras en los detalles  mientras  aún no se haya secado la pintura. Artista como Monter y Sisley, fueron grandes impresionistas, que en sus obras repintaban o restregaban sobre una capa de pintura húmeda.