Decoracion

Fáciles técnicas para crear cuadros decorativos infantiles.

Fáciles técnicas para crear cuadros decorativos infantiles.

Te damos ideas para crear tus propios cuadros.

Los cuadros decorativos son una opción maravillosa para aportar vida y estilo a los espacios. Ellos aportan valor y personalidad a cada rincón del que se apropian. Tienen ese efecto mágico de avocarnos a lugares y recuerdos fantásticos.

Pero si bien todo lo anterior es cierto, también es cierto que el precio de los mismos puede llegar a ser muy elevado. Los cuadros decorativos que abarcan infinidades de estilos y son creados con infinidades de técnicas, llevan un gran trabajo creativo y en su elaboración,  incluso los más sencillos tienen un trabajo en su creación que debe ser reconocido.

Así una buena idea es buscar lugares donde su precio sea económico y su calidad sea buena. La segunda opción es fabricarlos tú mismo. ¡Así es! Por eso en este artículo te enseñaremos algunas técnicas  que solo requieren en un poco de práctica y amor para transformarse en hermosos cuadros que decorarán tu casa y reflejarán tu personalidad. También te hablaremos un poco de los materiales básicos para esto. La idea es economizar, así que aquí vamos.

Materiales

  •   Superficie sobre la que pintar, es lo más importante porque es nuestra base creativa.
  •   Instrumentos para pintar, tales como: pinceles, colores, espátulas, paleta, etc.
  •   Marcos de diferentes tamaños, materiales y estilos.
  •   Útiles de limpieza.

 

Técnicas de pintura más utilizadas

Collage, se conoce como una técnica mixta que se basa en el colado o conjunto de objetos y pinturas varias ya sea en 2D o 3D.

Pastel, este tipo de técnica es una de las más hermosas debido a su luminosidad pero bien se sabe que es de muy difícil conservación. Las pinturas pastel son pigmentos puros adheridos con goma tragacanto para darle cohesión.

Lápices de colores, es una técnica con la que la mayoría ya nos hemos relacionado ya que en nuestra niñez seguramente los utilizamos en el colegio. La profundidad del color y los tonos depende de que tan grasos sean los colores. Se usan para dar colores a pinturas de diversas técnicas.

Acuarela, se basa en la dilución de pinturas en el agua tomando como base el color blanco para resaltar los demás colores. La idea es combinar colores, aunque no pueden difuminarse sino integrarse o superponerse. 

Técnicas modernas y creativas

Con espátula, en este caso, las espátulas se utilizan para aplicar o mezclar las pinturas. Lo genial de esta técnica es que los trazos no se mezclan gracias al acabado suave y pulcro del metal, sino más bien, quedan como pequeñas capaz finas sobre capaz, lo que hace que cada color tenga su propio protagonismo y el efecto de luz y sombra sea mayor, Es una técnica asombrosa y de mucha dedicación.

Estas espátulas pueden varias en tamaño, lo que hace que los trazos sean más variados.

Impasto, también conocido como empaste, consiste en aplicar trazos espesos de pintura capa sobre capa, logrado así un efecto en tres dimensiones maravilloso. Los colores terminan por mezclarse en uno de los casos. Si se deja secar la primera capa esto no pasará. Todo depende del acabado que quieras darle.

Frottage, esta técnica se realiza colocando un papel sobre el lienzo, dejando su textura allí plasmada, pueden ser hojas, periódico, etc. A esta superficie se le frota con lápiz grafito para después plasmar dicha textura en el lienzo. También se puede hacer en húmedo con la ayuda de pinturas.  Es una forma de estampar texturas para definirlo de manera más fácil.

Lo ideal es utilizar un papel o superficie no absorbente para que la textura quede más clara.

Tonking o rascado, con esta técnica se puede eliminar el exceso de pintura seca a través de una lija o una espátula dejando así la pintura base y su superficie lisa. De eso se trata y a eso se debe su nombre, de rascar la pintura. Si la pintura base se pierde en algo no habrá problema porque se puede pintar de nuevo. El efecto que queda en la pintura es justo ese, rustico de alguna forma pero con una superficie lisa y delgada.

Cuando se trabaja con tonos muy oscuros y el contraste es muy fuerte, esta técnica es perfecta para hacer la pintura más liviana, para quitarle peso y difuminarla de alguna forma con los demás colores.

Absorción, esta es otra forma de absorber el exceso de pintura a través de unos paños, no especiales, solo que sean absorbentes, así se pueden corregir fallas en la pintura.

Y bueno, con toda esta información esperamos que puedas realizar tus propios cuadros, lo que hará no solo más económica la decoración de tu hogar o cualquier espacio sino más creativa y divertida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *