Estilos de Cuadros

Guía para ambientar tu casa con cuadros retro

Guía para ambientar tu casa con cuadros retro

Para nadie es un secreto que la pintura es un arte en donde diferentes pintores, quisieron expresar sus sentimientos a la hora de crear sus obras. El amor, la locura, el odio, la depresión, son emociones puestas en un lienzo y con un pincel le dan vida a ese cuadro para poder demostrar un sentimiento profundo. A continuación hablaremos de los mejores cuadros de pintores famosos como Picasso, Van Gogh, Munet y demás.

 

            Dentro de los cuadros más conocidos de Pablo Picasso, el cual fue un pintor español y posiblemente uno de los más famosos del mundo y sin duda del siglo XX, tenemos el cuadro de Guernica (1937), esta obra fue inspirada en el bombardeo de Guernica en España durante la guerra civil española, fue originalmente encargada por el gobierno español y en la obra intentaba reflejar el sufrimiento de la guerra para finalmente presentarse como un símbolo de paz.

 

            Otra de sus obras fue Las señoritas de Avignon (1907), en donde Picasso se inspiró en una escena de un prostíbulo de la calle barcelonesa de Avinyó, en esta obra se observan cinco prostitutas que se ofrecen al espectador sobre un fondo de cortinajes con un bodegón a sus pies. Cabe resaltar que es una representación de los desnudos y su entorno, ya que en esa época era lo que empezó a llamarle la atención a Picasso. La técnica que utilizo fue óleo sobre lienzo y su composición era muy geometrizada y simétrica, esta obra fue importante para Picasso ya que lo llevo al inicio del camino hacia el cubismo.

 

            Por otra parte, otro de los famosos pintores fue Van Gogh, el cual fue un pintor holandés que destaca por el postimpresionismo, una de sus pinturas más famosas es La noche estrellada (1889), esta obra muestra la vista exterior durante la noche desde la ventana del cuarto del sanatorio donde el autor se recluyó hasta el último día de su vida.

 

            La otra obra famosa de Van Gogh fue Terraza de café por la noche (1888), se puede observar una noche iluminada por las estrellas y por los edificios que estaban alrededor, también se observan mesas y personas caminando haciendo el café iluminado por la electricidad del lugar.

 

            También tenemos como un pintor famoso a Munet, el cual fue un pintor francés fundador del impresionismo, dentro sus cuadros famosos destaca Impresión, salida del sol (1873), este cuadro no narra ninguna historia, es simplemente mostrar la realidad, así como lo haría un fotógrafo, no tiene ningún contenido religioso, mitológico o costumbrista. Prácticamente el único protagonista dentro de esta obra sería la luz, sin dejar atrás el movimiento que se ve en este maravilloso cuadro de Munet, el cual fue un comienzo del impresionismo. Dentro de esta obra predomina claramente el color sobre la línea, siendo predominantes los colores fríos (violetas y azules) que contrastan con pequeñas zonas cálidas anaranjadas.

 

            Hay que mencionar, además al famoso pintor Dalí, el cual fue un pintor español considerado uno de los más importantes representantes del surrealismo, su obra más realista fue Muchacha en la ventana (1925), en la que se encuentra una imagen representativa figurativa realista, dentro de la misma, se observa una mujer y una ventana que da al mar con una montaña a lo lejos, como es algo entendible al momento, se considera una obra representativa, dicho de otra manera, representa algo real y es figurativa.

 

            Otra de sus obras importantes es El gran masturbador (1929), en donde el tema representado es bastante complejo. Se observa una gran masa amarillenta y curva que se extiende desde la parte inferior izquierda, dando como resultado en la parte superior derecha, el rostro de una mujer con sus labios cerca de unos genitales. Además están representados una cabeza de león, una langosta, unos personajes que pasean solitarios y un lirio. En esta obra de Dalí predomina el dibujo, en donde, utiliza una línea nerviosa, jugando mucho con las curvas. Los colores son brillantes y existe una combinación entre fríos y cálidos de forma magistral.

 

            A su vez, Leonardo da Vinci, el cual fue un pintor, científico, ingeniero, inventor, anatomista, escultor, arquitecto, urbanista, botánico, músico poeta, filósofo y escritor, es un artista muy famoso, ya que es el creador de la obra Gioconda (1519), muy conocida por Mona Lisa, es la obra más destacada de este fantástico autor, puesto que representa al renacimiento italiano siendo un retrato de la mujer Madonna Lisa, la esposa de Francesco del Giocondo, aunque algunos críticos afirmaron que podría ser un auto-retrato del autor con apariencia de mujer. Cabe destacar que utiliza colores ocres para las sombras oscuras, albayalde y amarillo sulfuroso para los colores carne, dejando ver el paisaje con colores negro, tonalidades de marrón y gamas de azules, todo esto difuminado para marcar la lejanía y proximidad del paisaje.

 

            Por otra parte, la obra La última cena (1497), la cual también fue importante durante esa época, esta representa la última cena que celebra Jesús en compañía de sus discípulos. Dentro de esta obra Leonardo deja en segundo plano el tema de la traición, centrándose en las distintas reacciones psicológicas de los apóstoles tras enterarse del rumor de la traición de Judas. El interés que el artista muestra en la pintura es más humano que religioso, dicho de otra manera, toma en cuenta la diversidad de los estados anímicos del ser humano, desde la ira, sorpresa o duda, que contrastan la tranquilidad de Cristo.

 

            Por último y no menos importante está el pintor Gustav Klimt, el cual fue uno de los representantes del movimiento modernista de la secesión vienesa. Este artista es famoso por su obra El beso (1908), dentro de la misma se observan dos personas cubiertas con mantas amarillentas que parecen oro. El chico toma a la chica y le da un beso en la mejilla, también se puede notar que están en un acantilado, esto se puede representar como el peligro de enamorarse. Prácticamente la obra representa el amor entre dos personajes y en todas sus facetas, desde la más humana hasta la más divina.

 

En conclusión, los cuadros famosos se definen por su composición y predominio de la línea, también por la sutileza y el significado de cada una de estas, por ello, estos autores forman parte de los cuadros más famosos y significativos de la historia, dejando así mostrar el profesionalismo, la creatividad y arte de los mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *